NUESTRO CONTRATO

El día 30 de enero fue el cumpleaños de mi esclavo. Ese día recibió el mejor regalo que se le hubiese podido hacer: la reedición de nuestro contrato escrito de mi puño y letra y en el que, además de reafirmar su condición de esclavo, queda patente el amor que siento hacia él.

Fue un momento especial en un día especial y fue compartido por muchas personas que ese día asistíeron a la celebración.

CONTRATO DE ESCLAVITUD1

Ama Akhesa