MI ESCLAVO RECUPERADO

Puedo empezar a ser feliz
Cuando mis pies sientan el calor que sale de tu boca al pasar tu lengua sobre ellos. Cuando obedezcas sin rechistar aunque tengas que hacer algo que no te gusta.

Hay muchos “cuandos”…

Puedo empezar a hacerlo, porque comienzas de nuevo a estar conmigo, mi añorado esclavo.

Anuncios